apple-1589874_960_720

¿Estamos convencidos de que la clave de la felicidad está en apreciar las pequeñas maravillas de la vida cotidiana? ¿Hemos reflexionado lo suficiente sobre ello? Quizás no, quizás lo pasemos por alto muchas veces y dediquemos demasiado tiempo a esperar de la vida algo más.

Hay diferentes estudios que corroboran la misma idea, que después de haber conseguido algo que deseábamos mucho no nos asegura la felicidad futura, no nos sentimos más felices por el hecho de haberlo conseguido. En ocasiones nos obsesionamos por alcanzar la felicidad y ponemos el foco en aquello que nos falta olvidándonos de todo lo bueno que tenemos.

La buena vida es la suma de las pequeñas cosas cotidianas que nos suceden o que hacemos que nos sucedan. Por eso te propongo un reto: Practicar las pequeñas alegrías que nos proporciona el día a día, gestos que podemos hacer y que están al alcance de cualquiera de nosotros.

La felicidad no es más que apreciar los pequeños detalles de la vida cotidiana, valorar el aquí y el ahora, el momento que vivimos y exprimir cada instante. Algunas de estas sencillas alegrías pueden ser acciones que realizamos diariamente y que pasan desapercibidas, otras pueden que no las hagamos porque damos prioridad a otras cosas. También las hay extraordinarias por su poder saludable, y que aunque no las hagamos a diario podemos, de vez en cuando, buscar el momento para hacerlas.

Te dejo una lista amplia, elije las que más te gusten, entrena cada una de las acciones hasta que se conviertan en un hábito, sólo así las incorporaras a tu repertorio conductual y se automatizarán. Date la oportunidad, estoy segura de que tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

1. Comparte momentos con aquellas personas que realmente te quieren y te hacen sentir bien (amigos y familia).
2. Haz ejercicio físico, dedica una hora al día a caminar.
3. Date un baño en el mar y respira profundamente mirando al horizonte.
4. Escucha música, en especial canciones que te hagan sentir especialmente feliz.
5. Canta, baila, salta.
6. Pasea por la orilla de la playa.
7. Besa y abraza y que te besen y abracen.
8. Sonríe en cualquier momento, aunque estés sólo.
9. Lee, da lo mimo si no son novelas, pueden ser ensayo, biografías, revistas especializadas,…
10. Da las gracias todas las noches por lo que tienes o por lo que te ha ocurrido en el día.
11. Desafía tus capacidades, proponte aprender algo nuevo.
12. Elige aficiones que te lleven a crear algo (cocina, jardinería, pintura, costura, construcciones,…).
13. Aprende el arte de relajarte a través de la meditación, respiración y visualización.
14. Cuéntale un cuento a tu hijo, sobrino o vecino.
15. Relaciónate con personas que comparten una misma pasión e idea que tú.
16. Ve al campo o la montaña y piérdete por algún camino.
17. Practica sexo.
18. Adopta una postura corporal erguida, ponte derecho y mira al frente.
19. Date un baño en la bañera con sales minerales y a la luz de las velas.
20. Disfruta del silencio, busca ese lugar que te lo proporcione.
21. Ayuda a los demás, de la manera que tú elijas.
22. Toma el sol.
23. Ríete, relativiza y desarrolla tu sentido del humor.
24. Aliméntate bien, ten una dieta sana y equilibrada.
25. Piensa y adopta una actitud positiva ante las situaciones que se te presenten.
26. Date una ducha, cierra los ojos y siente como te cae el agua (si te atreves, sal un día de casa cuando esté lloviznando y mójate).
27. Escribe sobre lo que piensas, haces y/o sientes.
28. Viaja, conoce algún lugar nuevo, aunque sea el pueblo de al lado.
29. Disfruta de una buena comida.
30. Juega, juega y no dejes de jugar.
31. Tomate una siesta cuando te sea posible.
32. Contempla la luna y las estrellas.
33. Puedes decidir tener una mascota y cuidarla.
34. Arréglate, cuida tu imagen sin obsesionarte.
35. Permítete aburrirte, y después ya se te ocurrirá algo que hacer.

Con estas pequeñas alegrías tu vida se enriquecerá sin darte cuenta, valorando lo realmente importante. Te invito a que lo compartas conmigo cuando lo pruebes.

“Lo improbable asombra a todo el mundo, lo cotidiano sólo al genio”.
Jorge Wagensberg

Anuncios